1/6
Lumière I.VII.
Back to story
2/6
Lumière I.VIII
Back to story
3/6
Lumiére I.X
Back to story
4/6
Lumière I.XI
Back to story
5/6
Lumière I.XII
Back to story
6/6
Lumière I.XIII
Back to story

Very Good Girl y el maquillaje de Carolina Herrera

A mediados del siglo pasado, en las décadas de los 50 y 60,  se suscitó un controversial y disruptivo movimiento artístico, el pop art. De inspiración mundana y representado precisamente por la cultura popular, los elementos que tomaba como referencia el arte pop hacían honor a la ironía de lo convencional, mientras parodiaban distintos objetos coloquiales, —como empaques de alimentos— transformándolos en obras de arte, de tal forma que los exponentes de dicha corriente artística lograban manipular el estilo de vida de aquella época, mientras la crítica hacia el consumismo y al uso de tecnología se anticipaba a la época actual.

Texto por Inés Abouchard.

Fotografías de Alberto Newton.

Hollywood y sus estrellas de cine además, fueron una gran fuente de inspiración para los precursores del pop art. Entre los más destacados podemos encontrar a Roy Lichtenstein, Patrick Nagel, John Brack, Tom Wesselmann y Andy Warhol, entre otros.

Warhol, quien en la década de 1960 instauró su estudio en Nueva York, al cual llamó ‘The Factory’, solía trabajar en su obra, a la par de realizar fiestas y reuniones con músicos, diseñadores, modelos, actores y artistas de la época con la finalidad de explotar su creatividad artística. 

Gracias a estos fenómenos, los sesenta, marcaron el inició de las nuevas normas, rompiendo paradigmas tanto en la moda, como en el arte. La liberación femenina, entre otros movimientos sociales y artísticos, mostraron el lado más rebelde, excesivo y glamoroso de una generación de agentes de cambio. 

La expresión de glamour desmedido y el impulso de rebeldía del pop art se ven representados en la nueva línea de maquillaje y las envolventes notas de la fragancia Very Good Girl de Carolina Herrera. A través de un relato visual nos sumergimos en una historia donde el atrevimiento y la seducción del color rojo son el elemento estelar. 

VERY GOOD GIRL

El agua de perfume Very Good Girl muestra un lado aún más atrevido y fuerte de la mujer Carolina Herrera. Realizada por la nariz Louise Turner, esta fragancia está destinada a acaparar la atención de cualquiera que perciba su aroma. De carácter indiscutible, la última versión, más intensa que la previa, lleva en sus notas la fragancia de la rosa como principal atributo.

BEAUTÉ-À-PORTER

Sin reglas aparentes, así llega la nueva línea de makeup de Carolina Herrera. Como un complemento a la firma de moda, cada elemento que compone la colección de maquillaje está pensado para llevarse como un accesorio que expresa una irreverencia lúdica, que rompe los protocolos e invita al desenfreno.

Compuesta por 36 colores en acabados mate, satinado o sheer, la colección de lipsticks fue creada para expresar el estado de ánimo y enfatizar la belleza de quien los porta.

Para dar el toque final, se crearon ocho polvos perfeccionadores en diferentes subtonos con pigmentos de minerales naturales, además de un polvo iluminador y un polvo matificante, que se adaptan a cualquier tono de tez.

Los estampados que recubren cada envase representan los pilares de la casa Carolina Herrera. Con argollas removibles es posible adornar cada barra de labios al integrar letras o elementos decorativos.

LEE MÁS:Expresión abstracta: el arte del maquillaje

Carolina Herrera x L’Beauté

Fotografía: Alberto Newton

Producción: Inés Abouchard

Asistente de producción: María Valenzuela

Makeup: Salvador González

Asistente de makeup: Natalia Larrañaga

Hair: Luis Gil

Manicure: Miyoko para Jessica Nails

Modelo: Sam para Queta Rojas

Locación: Chic by Accident

Estilismo: Carolina Herrera

signature

Subscribe so you don’t miss a post

Sign up with your email address to receive news and updates!

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No Comments Yet.

Previous
Lumière Lumière: descubre Rouge Allure Laque de Chanel
Very Good Girl y el maquillaje de Carolina Herrera